Trump dejó a Maduro sin tarjeta de crédito en primera ronda de sanciones económicas

Trump dejó a Maduro sin tarjeta de crédito en primera ronda de sanciones económicas

Trump dejó a Maduro sin tarjeta de crédito en primera ronda de sanciones económicas.

El gobierno de Estados Unidos impuso el viernes una prohibición a las operaciones con bonos venezolanos, arrebatándole al régimen de Nicolás Maduro el principal instrumento de financiamiento que tenía para mantenerse a flote en el marco de una aguda crisis de liquidez.

La decisión, que también propina un duro golpe a los engranajes de corrupción que sostienen al madurismo, equivale a quitarle la tarjeta de crédito que usaba el gobierno para cumplir con sus obligaciones externas y compensar el colapso de la economía venezolana, dijeron expertos.

Con esta operación se está limitando la capacidad del gobierno de operar en dólares. Esto también va a tener un duro impacto en las operaciones petroleras del país, porque estos instrumentos estaban siendo utilizados para financiar las compras que está realizando Petróleos de Venezuela”, dijo Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends, con sede en Washington.

En un anuncio realizado desde la Casa Blanca, la administración dio a conocer que las instituciones financieras bajo supervisión del gobierno de Estados Unidos no podrán comprar ni vender nuevas emisiones de bonos denominados en dólares de la República de Venezuela y de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La medida también prohíbe los trámites con ciertos bonos ya existentes propiedad del sector público venezolano, así como los pagos de dividendos al gobierno de Venezuela.

El canciller venezolano Jorge Arreaza respondió desde Naciones Unidas y describió las sanciones como “la peor agresión” a su país en los últimos 200 años.

Tomaremos todas las medidas que estén a nuestro alcance, en todos los ámbitos, para defender al pueblo de Venezuela y evitar que cualquiera de estas decisiones tenga efectos en las familias venezolanas”, aseguró Arreaza durante una rueda de prensa después de haberse reunido con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos dijo que el anuncio del viernes es solo el primer paso de una cadena de medidas económicas, de impacto cada vez mayor, que la administración del presidente Donald Trump está dispuesta a tomar para tratar de ayudar a los venezolanos a recuperar la democracia.

El mensaje fue reiterado el viernes por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Instamos a quienes están dentro del régimen, incluyendo a aquellos que ya han sido sancionados: distánciense de la violencia y de la dictadura. El presidente Trump lo ha dejado claro: el status quo es inaceptable”, manifestó el secretario en un mensaje desde la Casa Blanca.

Las acciones de hoy son el siguiente paso hacia la libertad del pueblo venezolano. Vamos a seguir trabajando para conseguir este objetivo, con aliados alrededor del mundo que han condenado ampliamente a la dictadura venezolana”, manifestó Mnuchin.

La Casa Blanca había resaltado en un comunicado que Maduro estaba poniendo en peligro el futuro de los venezolanos, endeudando alocadamente a la nación petrolera para obtener los fondos con que recompensar y enriquecer a funcionarios corruptos.

El mal manejo económico de Maduro y el generalizado saqueo de los activos de la nación han acercado a la nación cada vez más a un default. Sus funcionarios están ahora acudiendo a oscuros esquemas de financiamiento y a la liquidación de los activos del país”, señaló el comunicado.

La estrategia anunciada el viernes fue diseñada precisamente para erosionar el respaldo del régimen dentro del sector militar y entre los sectores económicos asociados con el chavismo, quienes poseen una gran cantidad de bonos, sin afectar de inmediato al grueso de la población.

La decisión es adoptada en el marco de las declaraciones emitidas a finales del mes pasado por el presidente Trump, quien advirtió que Estados Unidos impondría rápidamente fuertes medidas económicas si el régimen insistía en instaurar fraudulentamente una Asamblea Nacional Constituyente para establecer legalmente la dictadura madurista.

Hasta el momento, las sanciones adoptadas por el gobierno de Estados Unidos han castigado individualmente a integrantes de alto rango del régimen, incluyendo a Maduro y al vicepresidente Tareck El Aissami, quien fue declarado como un importante actor del narcotráfico internacional.

El régimen de Maduro ha realizado un gran esfuerzo para cumplir con el servicio de la deuda externa, destinando en esa tarea miles de millones de dólares que son necesitados para importar alimentos, medicinas y bienes de primera necesidad.

Pero la renta petrolera, afectada por el sostenido deterioro de la producción local y la caída de los precios del crudo, ha demostrado ser insuficiente en los últimos tiempos para cubrir el peso de la gigantesca deuda externa del país, y el régimen se había visto obligado en los últimos tiempos a utilizar las emisiones de bonos en dólares para cubrir el servicio de la deuda y las necesidades de importación de PDVSA.

Venezuela y PDVSA tienen obligaciones de deuda por $3,530 millones que vencen en noviembre.

Russ Dallen, socio gerente de la firma Caracas Capital, dijo que las sanciones anunciadas el viernes tienen características de un ataque quirúrgico, ya que parecieran haber sido diseñadas para limitar el impacto sobre la población concentrándose más en castigar a “los enchufados”, como se les conoce a quienes han creados monumentales fortunas bajo la sombra del régimen.

Si se quería afectar a los enchufados, esto va a afectar a los enchufados. Es allí donde esto va a ser más efectivo”, dijo Dallen en declaraciones en Miami.

En un intento por mitigar el impacto sobre las poblaciones de Venezuela y Estados Unidos, el gobierno estadounidense está emitiendo licencias generales que permiten algunas transacciones que de otro modo estarían prohibidas por las sanciones anunciadas el viernes.

Entre éstas se encuentran disposiciones que permiten un período de liquidación de 30 días; financiamiento para la mayor parte del comercio, incluyendo la exportación e importación de petróleo; transacciones que involucren únicamente a Citgo; operaciones con algunas emisiones venezolanas ya existentes, y operaciones con productos de carácter humanitario.

Las medidas se calibran cuidadosamente para negar a la dictadura de Maduro una fuente clave de financiamiento que le permita mantener su régimen ilegítimo, impedir que el sistema financiero de los Estados Unidos sea cómplice de la corrupción en Venezuela y del empobrecimiento del pueblo venezolano, y permitir la asistencia humanitaria”, dijo la Casa Blanca en el comunicado.

Desde Caracas, el columnista David Morán señaló que las nuevas medidas llevarían a las instituciones financieras estadounidenses a informar a las autoridades de Estados Unidos sobre la identidad de los tenedores de bonos venezolanos.

No todas las transacciones quedan prohibidas. Algunas de ellas pueden hacerse bajo permiso del Departamento del Tesoro siempre y cuando, entre otras cosas, se le informe la identidad de quiénes venden y compra esos bonos, señaló Morán.

Es una clara manifestación de que las autoridades estadounidenses sospechan que detrás de muchas de las operaciones que se están realizando actualmente con estos bonos hay operaciones de lavado de dinero, dijo Morán.

El gobierno estadounidense insiste en que “la dictadura de Maduro sigue privando al pueblo venezolano de alimentos y medicinas, encarcelando a la oposición democráticamente elegida y suprimiendo violentamente la libertad de expresión”.

La decisión del régimen de crear una Asamblea Nacional Constituyente ilegítima –y más recientemente para que ese cuerpo usurpe los poderes de la Asamblea Nacional democráticamente elegida– representa una ruptura fundamental en el orden constitucional legítimo de Venezuela”, señaló el comunicado de prensa.

Cada vez más aislado internacionalmente en medio de una severa crisis política y económica y protestas opositoras que dejaron al menos 125 muertos en los últimos meses, Maduro instaló el 4 de agosto una Asamblea Nacional Constituyente con plenos poderes, desconocida por la oposición y por un importante número de países, entre ellos Estados Unidos.

 

Leer además

http://0ba.ba0.myftpupload.com/thomas-shannon-alfil-del-chavismo-la-casa-blanca-perdio-la-pelea/

 

Fuente: Antonio María Delgado / El Nuevo Herald

Share this post