Denuncian agravamiento del hambre en Camaguán por escasez de gas

Denuncian agravamiento del hambre en Camaguán por escasez de gas

Navidad sin gas doméstico. Esa es la realidad para los habitantes de Camaguán, que agrava el problema crónico de la escasez de alimentos y el hambre en este municipio del estado Guárico. Un camión con 200 bombonas es lo que llega a esta población semanalmente, pero esta semana el “centro de acopio” estuvo vacío. Así lo denunció este sábado José Heriberto Martínez, coordinador municipal de Organización del partido Vente Venezuela.

Martínez señaló que, en Camaguán, el gas, cuando llega, lo hace al “centro de acopio”, pero ahora es vendido por los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Son estos los que distribuyen las bombonas a las personas de su preferencia, generalmente a los miembros de sus familias y demás allegados. “Un régimen mafioso promueve la aparición de más mafias. Ahora en Camaguán tenemos las mafias del gas”, continuó José Heriberto Martínez.

Y añadió: “Son estas mismas personas las nuevas encargadas, además, de informar qué pasa con el gas, por qué no llega al municipio. Ni siquiera ellos saben cómo será la distribución cuando llegue el próximo camión. Lo que sí saben es a quiénes les darán bombonas llenas”.

Los miembros del Clap en Camaguán son integrantes de instituciones públicas y hasta concejales del mismo Partido Socialista Unido de Venezuela. Esto, de acuerdo con el relato de José Heriberto Martínez, ha ocasionado que el criterio partidista sea el que también domine a la hora de repartir las bombonas.

Por todo esto, no es de extrañar, como apuntó Martínez, que las colas para el gas en Camaguán sean kilométricas y que esta situación se preste a la corrupción. Porque “hay muchas familias que están cocinando a leña o cocinas eléctricas, que no funcionan, obviamente, cuando no hay luz [otro problema grave en esta zona de los llanos venezolanos]. Hay sectores que tienen más de dos meses sin una bombona de gas. Los más afectados son Casco Central I y Las Marías”, sumó.

Explicó que, para el suministro de gas, Camaguán depende de la planta de llenado de Calabozo (ciudad ubicada a una hora), que ya tampoco se da abasto para cubrir la demanda en ese otro municipio (Francisco de Miranda), que es el más poblado del estado. Y de la desabastecida planta de llenado de Camaguán dependen también los habitantes de la parroquia La Unión, del municipio Arismendi del estado Barinas.

Todo esto ha ocasionado, además, que una opción viable, para quienes tienen carro, sea viajar hasta Biruaca y abastecerse en la planta de llenado de esa población del estado Apure, ubicada a una hora de Camaguán.

Independencia del gas

El coordinador de Organización de Vente Venezuela en el municipio Camaguán del estado Guárico halló inexplicable que, en pleno siglo XXI, haya venezolanos que dependan de una bombona para cocinar. “¿Dónde están aquellos proyectos para que el gas llegara directo a los hogares por tubería? ¿Qué se hicieron esos reales?”, se preguntó.

Puntualizó que el problema del gas se ha agravado conforme el régimen ha avanzado en los controles. Antes –recordó- llegaban tres o cuatro camiones semanales al municipio, lo que daba para cubrir la demanda.

Por ello, subrayó que el mercado gasífero debe ser desestatizado y descentralizado, porque “los controles generan más controles y penurias en la población. Ha quedado evidenciado en toda la historia de la humanidad y hoy los camaguanenses somos otro vivo ejemplo”.

Martínez señaló a José Vásquez, exalcalde de Camaguán y a quien se le adjudicó la gobernación del estado Guárico el 15 de octubre, como responsable de un “guiso” por la construcción de una posada turística al lado del mismo “centro de acopio” de bombonas del municipio.

“Allí perfectamente puede haber una planta de llenado; no una posada turística, que es nada prioritario en este momento. Está la estructura, lo que falta es adecuarla. Camaguán tiene, sí, para ser independiente en el suministro de gas doméstico. Es un municipio que ha crecido aceleradamente en los últimos años; pero de forma desordenada, sin planificación y, sobre todo, controlado por unas mafias a las que hay que terminar de sacar del poder”, finalizó.

Share this post