“Para combatir la desnutrición se requiere de organización, disposición y voluntad”

“Para combatir la desnutrición se requiere de organización, disposición y voluntad”

La diputada a la Asamblea Nacional y miembro de la dirección nacional del partido Primero Justicia, Tatiana Montiel informó que en dos meses de puesto en marcha el programa “Alimenta la Solidaridad Anzoátegui” en el Refugio de la Divina Misericordia (REDIM), Los Cerezos, Puerto La Cruz, se ha podido cubrir con el almuerzo a casi 100 niños y  evitar que abandonen las escuelas.

Montiel explicó que pese a la crisis que enfrenta Venezuela por la falta de producción, con la guía de Roberto Patiño, quien preside el Movimiento  Caracas Mi Convive, con el aporte y solidaridad de personas y empresas de la zona, un importante grupo de la sociedad civil  de Lecheria, se ha logrado implementar el programa alimentario en Puerto la Cruz en este primer comedor, “la meta es extenderlo por todo el estado Anzoátegui y frenar la deserción  escolar. Estamos convencidos que no se trata de dar un plato de comida, es una vida que estamos protegiendo de que nos sea arrebatada por las circunstancias que vive nuestro país, es una familia que estamos ayudando, buscamos mantener viva la oportunidad de cambiar la realidad que enfrentamos”.

Asimismo resaltó que en medio de la situación tan trágica que agobia a  los venezolanos, “no podemos seguir esperando respuestas de un estado que no existe. La solución  de fondo pasa necesariamente por el cambio de quienes ostentan hoy el poder por lo cual nuestra  acción  politica debe estar orientada hacia ese objetivo, pero mientras eso se logra, desde Alimenta  la Solidaridad  apostamos a la vocación, profesionalismo y metodología,  lo que nos ha permitido romper paradigmas impactando positivamente la realidad de muchas familias y sembrado esperanza”.

La parlamentaria Tatiana Montiel informó que en la entidad ya están por abrir en muy poco tiempo el segundo comedor en Chuparin, donde se estima que para el arranque se beneficien 30 menores. “Aquí no se trata únicamente de dar comida, es enseñar a la comunidad a mantener un plan en beneficio de todos, en el que cada uno  es responsable de la construcción de soluciones, esto va más allá de las acostumbradas jornadas populistas de sancochos, que terminan siempre en lo mismo ‘matar el hambre hoy y que vuelva el hambre mañana’, nuestra intención es clara, que este proyecto se consolide y se extienda como una política pública desde las comunidades, involucrar a la mayor cantidad de personas que estén dispuestas a sumar aportes que van desde ideas, pasando por organización, planificación, hasta llegar al resultado final que es evitar que los niños abandonen su formación escolar, por un lado, y por otro paliar las graves consecuencias de la crisis alimentaria que trae como  resultado   que nuestros niños no estén  recibiendo los nutrientes que les garantizan un desarrollo adecuado. Nuestro objetivo es alimentar un mejor futuro”.

Share this post